Boletín Minero:

Aug 9, 2019

"Chile sigue siendo el mejor país de Sudamérica para el desarrollo de la minería"

"Chile sigue siendo el mejor país de Sudamérica para el desarrollo de la minería"

En entrevista con Boletín Minero, desde Canadá, Tondo estima que Marimaca podría llegar a producir 70 mil toneladas anuales de cátodos de cobre en un periodo de diez años

Coro es una empresa de cobre que existe desde 2005 y que cotiza en Canadá y se enfoca en explorar y desarrollar nuevas fuentes de cobre para satisfacer la creciente demanda mundial de este producto esencial.

Luis Tondo explica que la estrategia de la compañía “es desarrollar a partir de propiedades de escala menor un proyecto atractivo que permita generar caja y buscar otras iniciativas de inversión”, siendo actualmente Marimaca su apuesta más prometedora ya que tiene la perspectiva de convertirse en uno de los descubrimientos de óxido de cobre más importantes de los últimos años.

El presidente de Coro Mining explica que a la fecha han invertido alrededor de 20 millones de dólares en exploración y que el eventual desarrollo del proyecto consideraría, en principio, una inversión de 400 millones de dólares. “Para desarrollar este proyecto, estamos abierto a un eventual joint venture o a escuchar propuestas”.

Antes de concentrar sus esfuerzos de exploración en Chile, Coro desarrolló actividades en Argentina, pero advirtieron un clima anti minería que los hizo desistir de seguir en ese país.

¿Cuáles fueron los resultados obtenidos por la compañía en Argentina?
En Argentina teníamos un proyecto que era muy bueno geológicamente hablando. Es un proyecto que se llama San Jorge, que está en la provincia de Mendoza. Es un yacimiento de cobre y oro y que Coro lo llevó hasta una etapa de factibilidad y cuando se empezaron a solicitar los permisos ambientales, para después buscar el financiamiento para la construcción, ahí empezamos a tener problemas, ya que la provincia de Mendoza es muy contraria a la minería y al final tuvimos problemas y no quisieron aprobaron el proyecto que habíamos presentado. Eso motivo que Coro decidiese salir de Argentina y no hacer más trabajo allá, porque vio que todo lo que había hecho al final se detuvo por un problema político. En cambio acá en Chile, es muy distinto. Chile sigue siendo el mejor país de Sudamérica para el desarrollo de la minería.

¿Ustedes advierten un buen clima de negocios en Chile?
Exacto, por la cultura minera que tiene el país, por todos los reglamentos que permiten tener la justa visión de cómo se pueden hacer las cosas, obviamente que hay que seguir las reglas y se necesita de tiempos para los permisos, pero es un proceso muy bien entendido. Considero que para cualquier inversor internacional o cualquier compañía extranjera como Coro, Chile es un país de Sudamérica que tiene más bajo riesgo de inversión minera. Y por eso mismo hemos focalizado nuestra estrategia en este país y tuvimos la fortuna de haber encontrado Marimaca, que es un gran proyecto.

¿En Chile, hay algunos proyectos que han tenido problemas en su materialización por temas medio ambientales, tales como Dominga o Mina Invierno?
Nosotros procuramos siempre cumplir los reglamentos, tener un buen contacto con las autoridades para entender bien qué se necesita y con eso hemos tenido bastante éxito. No hemos tenido ningún problema que nos haya detenido en desarrollar todos los trabajos, como ha ocurrido con Marimaca.

PROYECTO MARIMACA

¿En qué fase se encuentra el desarrollo del proyecto Marimaca?
Ya hemos hecho la definición de recursos minerales. El año pasado hicimos un estudio de factibilidad solo del área inicial. Preparamos una DIA para el rajo inicial y la sacamos aprobada en seis meses en la Región de Antofagasta. Entonces, eso demuestra que si tú haces las cosas bien y se presenta toda la información que corresponde a las autoridades, éstas te responden igualmente. Y eso ocurrió en este caso. Sacamos el permiso de la DIA en 6 meses.

En el caso de Marimaca, empezamos en 2016 la fase 1 de exploración, publicamos el primer informe de recursos mineral a principios de 2017 y después lo actualizamos el 2018 ya con la mira en hacer un estudio de impacto ambiental, lo cual también concluimos. Y ahí demostramos que podemos tener un proyecto inicial con una producción de 10 mil toneladas de cátodos anuales. Pensando en un futuro proyecto, Coro adquirió la planta Iván que pertenecía a Milpo, propiedad de Minera Rayrock. Eso fue adquirido por Coro en 2017.

Entonces la idea es iniciar un rajo en Marimaca transportando mineral hacia la planta Iván y produciendo 10 mil toneladas. En ese momento, nos enfrentamos con un dilema en cuanto a si deberíamos seguir desarrollando el proyecto tal cual o invertir más dinero y más exploración, porquenosdimoscuentaqueelpotencial geológico alrededor de Marimaca es muy interesante. Ahí la decisión del directorio de Coro fue invertir más en exploración con el objetivo final de saber cuán grande podría tornarse este proyecto, porque una vez que se define la cantidad exacta de recursos que tenemos ahí podemos definir mejor la escala del proyecto a futuro.

¿Han podido ya dimensionar la magnitud del yacimiento? Se dice que se podría convertir en una gran mina a rajo abierto.
Eso va a hacer así. La fase 2 que se inició el año pasado y recién está terminado y tiene que ver con todos los sondajes que fueron hechos alrededor del área de la fase 1. En esos 8 meses fuimos consolidando propiedad minera colindante y que podrían tener un potencial geológico. Fuimos adquiriendo más áreas y los sondajes fueron hechos ahora en todas esas áreas que son cercanas a Marimaca. En total estamos completando 60 mil metros de sondajes y el objetivo principal es confirmar los resultados de esos sondajes y debemos emitir un nuevo informe de recursos actualizado en el tercer trimestre de este año. Nuestras expectativas, que deben ser confirmadas por todos esos estudios, es que podríamos llegar a 200 millones de toneladas de recurso de mineral con una ley promedio de 0.5% de cobre total. Hoy día el número oficial que tenemos que considera solo el área inicial alcanza a 76 millones de toneladas a 0.5% y como señalé estamos pensando que desde los 76 millones de toneladas se puede incrementar a 200 millones de toneladas con la misma ley del mineral, lo cual demostraría que Marimaca se acerca a un proyecto de gran minería, por lo tanto podría resultar ahí una operación de gran escala. Si se tienen 200 millones de toneladas a 0.5% de cobre, eso es un millón de toneladas de cobre in situ. Ahí se debe aplicar una recuperación metalúrgica, porque no todo el cobre se logra lixiviar. En ese caso, estamos pensando en una recuperación metalúrgica de alrededor de 70% con las pruebas que ya hemos hecho. En total podríamos tener en promedio unas 700 mil toneladas de cobre recuperable en el yacimiento. Un valor así permitiría un plan de mina como mínimo de diez años de operación y eso podría significar producir 70 mil toneladas cátodos por año en ese periodo. Considera que Marimaca se acerca ya a un proyecto de gran minería.

¿Cuál es el monto de inversión que han materializado en el área en exploración?
Si se considera todo el trabajo que se ha hecho en exploración más la adquisición de propiedad minera, etc., yo diría que ya hemos gastado en el proyecto Marimaca un total de 20 millones de dólares y para implementar un proyecto de esta magnitud, produciendo 70 mil toneladas de cátodos por año, un número grueso a invertir, ya que aún tenemos que hacer ingeniería para determinar el monto total, sería de alrededor de 400 millones de dólares. ¿Y cómo vamos a confirmar eso? En la actualización del modelo geológico que emitiremos en el tercer trimestre de este año. Vamos a tomar esa información y vamos a hacer un estudio preliminar de análisis donde de hace una ingeniería mínima para determinar la inversión inicial, los costos de operación y determinar un valor para un proyecto como un todo. Y ese resultado debería estar listo para publicación en el inicio del año próximo.

Ese sería más o menos el timing que estamos pensando en términos de trabajo futuro para Marimaca.

¿En qué plazos se concretaría este proyecto?
O sea una vez que se termine el PEA, pasaremos a una etapa de prefactibilidad y después factibilidad para eso si se necesita hacer más sondajes, porque los que hemos hecho ahora son solo de exploración y se tiene un espacio promedio entre cada pozo de 100 metros y para tener una precisión mayor y pueda llevar adelante los estudios de prefactibilidad y factibilidad necesitamos tener pozos con una distancia de por lo menos de 50 metros. Entonces, eso será hecho el próximo año y para eso necesitamos una DIA que ya estamos preparando para ingresar en el sistema y el objetivo es que esa DIA sea aprobada a finales de este año y ahí haremos los sondajes de relleno y definición del recurso y, a partir de ahí, todo el tema del financiamiento y construcción del proyecto. Entonces, yo diría que para un proyecto de esta magnitud, para empezar a operar, tenemos un horizonte de por lo menos dos a tres años más para terminar de hacer todos esos estudios.

¿Cuáles son las principales complicaciones que han advertido?
Marimaca está localizado en una ubicación tan buena que no advertimos ningún problema técnico. La DIA se puede sacar rápidamente, por estar en un área donde hay una minería de pequeña escala. Entonces, no es un área que tenga una protección ambiental especial. Se han hecho estudios de línea base que demuestran que ahí no hay especies de flora o fauna que podrían implicar un impedimento mayor para el proyecto. La infraestructura presente ahí en la localidad de Mejillones es súper importante. Por ejemplo, tenemos línea eléctrica en el Sistema Integrado, que pasa cerca de la propiedad. También estamos cerca del puerto de Mejillones donde se recibe la mayor parte del ácido sulfúrico en Chile y lo otro importante es el acceso a agua, que es muy importante para un proyecto de esta envergadura. Estamos muy cerca de la costa, por lo tanto se puede sacar agua de mar para lixiviar mineral. No hay problema. Mano de obra tampoco porque estamos cerca de Antofagasta y entonces no se necesita ni siquiera hacer un campamento minero. Esa es la gracia de estar en baja altitud, en la Cordillera de la Costa y ubicado en un lugar muy preferente por toda la infraestructura existente. El riesgo técnico que podría haber y estamos reduciendo ese riesgo es saber identificar cuánto más mineral está presente en el área. La respuesta metalúrgica a partir de las pruebas que ya hemos hecho, incluso en la etapa de prefactibilidad, demuestra que el riesgo técnico está bastante controlado. Quizás el riesgo mayor que podría tener sería cómo estaríamos dispuestos a financiar ese proyecto para llegar a los 400 millones de dólares. Coro Mining tiene hoy día un valor de mercado que alcanza a alrededor de 150 millones de dólares canadienses, lo que equivale a aproximadamente 120 millones de dólares americanos. Entonces, buscar un financiamiento de 400 millones de dólares si se tiene un tamaño como empresa de 120 millones de dólares puede ser un desafío importante, pero yo creo que eso también lo podremos enfrentar, porque sabemos que no hay proyectos tan interesantes de ser desarrollados como Marimaca. Creo que vamos a atraer mucho apetito de inversores para desarrollar ese proyecto. De todos los ángulos en que miro Marimaca no veo ningún impedimiento o alguna cosa que podría tornarlo inviable. Es un proyecto a desarrollar si o si.

¿Cómo han financiado todo la etapa exploratoria?
Coro tiene una particularidad que por detrás de la empresa hay dos fondos de capital privado que están basados en Londres. Uno es Greenstone Resources que tiene el 55% de la compañía y el otro es Tembo que logramos atraer el año pasado que tiene el 15%. Entonces, entre ambos tienen el 70% de la compañía. O sea eso significa que a diferencia de otras compañías junior que siempre tienen que andar buscando dinero en el mercado para financiar tus proyectos, nosotros tenemos dos grupos grandes bien identificados que están muy dispuestos y contentos con los resultados de Marimaca, y que tienen dinero para invertir. Esos es bastante positivo y poco común para una junior tener ese tipo de respaldo financiero. Pienso que tendremos los fondos para seguir adelante.

¿En la idea de desarrollar el proyecto están barajando la idea de buscar un socio o vender el proyecto?
Eso va a depender exactamente después cuando estemos en la etapa de buscar financiamiento para desarrollar Marimaca. Ver cómo va a estar la situación de mercado y mientras tanto esperamos que las acciones de Coro vayan a subir, porque con toda la comunicación que ya hemos hecho, con los resultados positivos de sondajes que hemos tenido con Marimaca, las acciones han subido en los últimos meses 100%. Esperamos que hacia el final de este año las acciones subirán aún más y eso ayuda al valor de mercado de la compañía, por lo tanto nos acerca a los 400 millones que vamos a necesitar para un futuro proyecto. Ahora, si eso no pasa o se necesita un poco más de dinero, también está la posibilidad de tener un joint venture con alguna otra compañía que esté interesada o quizás también alguna posible venta. Eso no está descartado y pasa mucho con las empresas junior. Estamos abiertos a escuchar propuestas, pero en principio tenemos nuestro plan interno que sería materializar este desarrollo minero.

© Copyright Coro Mining 2019